Ejercitar nuestro suelo pélvico mediante Bolas Chinas 

En este post os quiero explicar cómo ejercitar nuestro suelo pélvico utilizando bolas chinas. El suelo pélvico es la musculatura que tenemos entre las piernas que nos sirve para mantener las estructuras pélvicas: vejiga, útero y recto. Tener esta parte de nuestra musculatura ejercitada y tonificada nos ayudará a mantener un óptimo estado de bienestar en muchos aspectos que a lo largo de este post os los voy a revelar. Las bolas chinas son un instrumento para ejercitar nuestra musculatura pélvica y son el producto estrella en los tupperSex ya que demitificamos muchas creencias sobre ellas y casi todas las mujeres sienten una satisfacción muy grande al saber que es tan fácil cuidarnos.

¿Qué dos tipos de creencias solemos sostener aún en día sobre las bolas chinas? 

  • Las bolas chinas no producen placer. Como profesional no he conocido a ninguna mujer que me haya dicho que tiene orgasmos con ellas. Sin embargo, sí es cierto que muchas mujeres por el hecho de llevarlas, quizás le produzca fantasías en las cuales dejar llevar su imaginación erótica y es por ello que se suelen confundir con la sensación de placer. Pero en realidad el placer lo producen ellas mismas mediante la fantasía.
  • No sirven para todas las mujeres. Efectivamente. Primero recomendaría acudir al médico/a ginecólogo/a o fisioterapeuta para que evalúe el estado de tu suelo pélvico ya que quizás, no sea recomendable para ti. Por ejemplo, si sufres de hipotonía (suelo pélvico muy debilitado), quizás lo recomendable es otro tipo de terapia ya que las bolas chinas no aguantarían y sería muy frustrante. Y por el contrario, si sufres una hipertonía (exceso de tensión) tampoco te ayudarían. Habría que comenzar con otras técnicas.

Si bien es cierto, el uso continuado de las mismas, ayuda a mejorar el tono muscular, produciendo mayor irrigación sanguínea por lo que ayuda a la lubricación natural, ayudando positivamente a las relaciones sexuales. Sobre todo después de un parto, episiotomías; produciendo mejores orgasmos y más largos. Además, ayudará a muchas mujeres a prevenir la incontinencia urinaria y el riesgo de sufrir prolapsos.

¿Qué son las bolas chinas y cómo funcionan?

Son un instrumento  normalmente de forma esférica, que contienen unas bolitas en su interior que pesan. Esa bolita interior va moviéndose mientras nosotras estamos en movimiento y suben y bajan produciendo una vibración en las paredes vaginales que a su vez hacen que la musculatura pélvica se contraiga involuntariamente (como si supiera nuestro cuerpo que tiene algo ahí dentro y se contrae para que no se caiga). Lo que produce este movimiento involuntario hace que simplemente con nuestro movimiento consigamos tonificar nuestro suelo pélvico. ¡Así de fácil! Y llevan un cordón para poder sacarlas después con facilidad.

¿Cuáles elegir?

Como he comentado anteriormente, mejor acudir a un profesional que evalúe si puedes utilizarlas o no. En el caso de las mujeres que todavía no han sido mamás, lo recomendable es utilizar bolas más grandes con poco peso e ir aumentándolo conforme vayamos mejorando el tono muscular. ¡Es como llevar un gimnasio vaginal! Si no tenemos hijos, lo recomendable es comprar las de tamaño estándar.
Materiales: lo recomendable es elegir un material de silicona médica que además es muy suave al tacto, es hipoalergénica, sin parabenos y muy importante; que no contengan ftalatos (son ingredientes químicos que no son buenos para la salud ni el medio ambiente). Evita los materiales con porosidades o que sean de plástico. Y el cordón que sea del mismo material (silicona médica).

¿Cuánto tiempo es recomendable llevarlas?

Si es la primera vez, los expertos recomiendan no más de 10-15 minutos al principio. Conforme ya vas viendo mejoría, si eres constante, puedes ir aumentando el tiempo progresivamente hasta llevarlas como una hora – dos horas máximo. Tened en cuenta que es un músculo y si lo ejercitamos sin calentarlo previamente durante unos días o semanas, nos puede producir agujetas. ¡SÍ, agujetas vaginales!
Así pues,  os animo a utilizarlas siempre y cuando tengáis un buen estado de salud pélvica. Podéis prevenir muchos problemas pero sobre todo, ¡podréis tener mejores orgasmos!

¿Quién se anima a comprobarlo?

Share This