¿Qué es el Coreorgasmo?

Si eres de las personas que siente placer haciendo ejercicio, ¡Enhorabuena!  Perteneces a ese pequeño porcentaje de la población que siente lo mismo según un estudio ¡y no es nada fácil!

¿Cómo se llama este fenómeno? Lo han llamado Coreorgasmo. Es un término acuñado por Debby Herbenick y J. Dennis Fortenberry investigadores estadounidenses de la Universidad de Indiana, que estuvieron 5 años investigando el comportamiento sexual realizando ciertos ejercicios y vieron que el 10% de la población  (sin importar edad, sexo o nivel de condición física) es capaz de tener orgasmos mientras los practica.  El coreorgasmo, por tanto,  se define como una sensación placentera que podemos experimentar, tanto mujeres como hombres, cuando realizamos ciertas actividades físicas.

La Doctora Debby lo recopiló todo en un libro titulado   “The Coregasm Workout” que de momento sólo se puede conseguir en inglés.

¿En qué consisten estos ejercicios?

La idea sería darle primero al corazón con 20 minutos de cardio y seguidamente una tabla de ejercicios abdominales sin que haya descanso de por medio.

Según sus investigaciones con 530 mujeres a las que entrevistaron a través de Internet, 370 de ellas reconocieron o bien haber experimentado un “orgasmo inducido por el ejercicio”, o “algún tipo de placer sexual relacionado a la práctica de una actividad física”. ¿Eso significa que los hombres no fueron importantes en la investigación? No. Pero cierto es que en general, los hombres se controlan más porque para ellos el sentir un orgasmo es sinónimo de eyaculación. Y han sido las mujeres las más abiertas a realizar el estudio.

Tenemos de sobra reconocido que mantener nuestro cuerpo en forma es sinónimo de salud. Nos produce efectos calmantes tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente. Y como profesional  de la salud, nos encanta hacer el siguiente símil:

PLACER = SALUD

Si se accionan los músculos adecuados y con entrenamiento previo,  podríamos llegar a ese éxtasis de placer que de forma  espontánea,  nos haría olvidarnos del sufrimiento. Esto se consigue con  entrenamientos diseñados para fortalecer toda  la zona abdominal.

En el libro “ The Coregasm Workout” la autora nos habla de los ejercicios CORE. El CORE son los músculos de la parte central y media del cuerpo (pared abdominal, músculos lumbares, glúteos, suelo pélvico y resto de musculatura estabilizadora de la parte media del cuerpo)  y sirven para estabilizar la columna vertebral, la pelvis y la cintura escapular, con lo cual,  logramos una base sólida de apoyo para cualquier movimiento. Con un core fuerte seremos capaces de generar poderosos movimientos de las 4 extremidades. Dichos movimientos  puede que lleguen a estimular indirectamente la parte central del placer femenino, entre  la vulva y el ano,  por la fricción que estos producen al unir y separar los muslos.

Os pongo ejemplos de ejercicios que nos dicen  pueden hacernos llegar al coreorgasmo:

  • Silla Capitán. Al elevar las rodillas hacia el pecho se produce una intensa contracción de los músculos del suelo pélvico, al mismo tiempo, que una suave estimulación del clítoris.
  • Criss- Cross: haciendo la bicicleta tumbadas.
  • Puente (con o sin peso): las elevaciones de cadera fortalecen los glúteos y la movilidad de la pelvis. Bocarriba, con toda la columna contra la esterilla, empuje con la pelvis hacia el techo apretando glúteos y abdomen. Si a este ejercicio le añadimos el gesto de cortar la orina para trabajar los músculos pélvicos, ¡pues tendríamos doble posibilidad!
  • Lumbar inferior Abdominales de toda la vida pero con el truco de mantener las piernas cruzadas y en tensión durante la elevación del tronco.

No obstante,  en las mujeres  encuestadas hubo un alto porcentaje que aseguró haber sentido coreorgasmos levantando pesas, practicando yoga, en la bicicleta estática y ya las que menos, corriendo o simplemente con una buena caminata.

Y todo esto, ¿no os suena de algo? Prácticamente nos están diciendo que mantener una buena salud física, nos ayuda a mantener una buena salud sexual. La lección que se nos tiene que quedar clara es que se puede aprender a controlar los propios  músculos abdominales ejercitados  al igual que la respiración y eso se traducirá,  seguramente, en un mejor sexo. Sentir coreorgasmos son sensaciones físicas placenteras que son incontrolables y no se pueden comparar con aquello a lo que estamos acostumbrados.  Cuando muchas veces se habla de sexo,  tenemos la sensación que todos tenemos que conseguir el ansiado orgasmo de una manera determinada. Pero nada más lejos de la verdad. Durante los últimos años ha habido un progreso en cuanto a nuevas investigaciones sobre sexo. Y seguimos sorprendiéndonos.  El orgasmo no deja de ser un misterio todavía a día de hoy;  y que se pueda experimentar de la forma que menos te lo esperas, no deja de ser cuanto menos increíble. Eso nos recuerda que aún nos queda mucho por aprender.

Si eres de las personas que se han quedado con ganas de probarlo, como profesional de la salud sexual, me gustaría  que os lo tomarais  con calma. Siempre con sentido común y practicando  ejercicios que os gusten y que mejor se adapten a vuestros gustos y vuestras necesidades.

¡Hay que ponerse en marcha!

Share This