Hoy quiero dedicar este post; mi primer post en este blog, a alguien muy valiente. Hoy es San Valentín, pero no nos olvidemos que hoy también celebramos el día europeo de la Salud Sexual.

Y quiero aprovechar hoy, en este día, para transmitir mi total apoyo a todas aquellas personas que estén pasando o esperando su tratamiento hormonal u operación de cambio de sexo para por fin sentirse completos como personas.

La Transexualidad

Hubo un momento crucial en la historia de la transexualidad cuando en el año 2013 fue eliminado el “trastorno de Identidad de Género”. Sí, así es como lo catalogaban en el Manual de trastornos mentales, DSM-V. Ya han pasado tres años y parece que fuera del siglo pasado. Ídem con la homosexualidad, que fue eliminada por el año 1973. Ahora, en la sociedad en la que vivimos, la mayoría de las personas pondrían el grito en el cielo si dijésemos que estas personas tienen  un trastorno mental. Digo “la mayoría” porque desgraciadamente existen círculos más retrógrados, que nos pone de manifiesto lo mucho que nos falta por hacer.

Os puedo asegurar, que la persona de la que os hablo, no tiene ningún trastorno mental. Es una gran trabajadora, licenciada y amante de los animales y la naturaleza. Por fin se ha decidido.

Esta mañana me comenta: “Nayara, si la decisión ya estaba tomada desde hace muchos meses, pero es ahora cuando ya tengo casi programada la operación, cuando me atrevo a hablarlo abiertamente” De hecho, si todo va bien, se operará dentro de un mes.

Se convertirá en breve, gracias a un tratamiento hormonal y a una operación quirúrgica, en un hombre transexual.

¿Qué significa esto? hablamos de hombre transexual cuando nacen con genitales femeninos y de mujer transexual cuando nacen con genitales masculinos.

Es una decisión muy importante para ella. Bueno, de ahora en adelante, para él.

¿Qué es lo que nos define como seres sexuales?

Para conocer un poco más qué es la transexualidad, es conveniente conocer cómo nos definimos cada uno de nosotros de forma habitual, es decir, lo que nos enseñan en educación sexual:

  • Sexo biológico (son nuestros cromosomas XY, XX)
  • Sexo genital/gonadal (que nazcamos con pene y testículos o con vagina y ovarios)
  • Sexo hormonal (mayor o menor concentración de andrógenos o estrógenos en sangre)
  • Identidad sexual (cómo nos sentimos, si como hombres o como mujeres)
  • Rol sexual (que nos comportemos, definamos, expresemos y asumamos un rol masculino o un rol femenino)
  • Orientación sexual (que nos sintamos atraídos física y emocionalmente por uno u otro género, por ambos o por ninguno)

¿Qué pasa entonces con la transexualidad?

Las personas transexuales, se tienen que adaptar a un nuevo rol sexual. Según la definición de Harry Benjamín en 1953, son aquellas personas que tienen el deseo de pertenecer al sexo contrario al genéticamente establecido y asumir el correspondiente rol además de recurrir si es necesario a tratamiento hormonal y quirúrgico encaminado a corregir esta discordancia entre la mente y el cuerpo.

Cuando esto va acompañado de ansiedad, malestar y angustia, hablaríamos de Disforia de Género, y no tiene porqué estar asociada a personas transexuales. Es decir, transexualidad y disforia de genero no son sinónimos. Lo más complicado quizás, sea explicarlo como persona en el rol social. La sociedad se rige por unas normas, que desde mi punto de vista se actualiza muy lentamente, y que cuesta mucho democratizar. Una sociedad que abrace la diversidad, como es lo natural en la naturaleza, es y será una sociedad sana y abierta.

¿Se pueden conocer las causas de la transexualidad?

Existen diversos estudios, que determinaban la existencia de condicionantes biológicos, aún así no es del todo cierto. Es verdad que en el embarazo hay fluctuaciones de niveles hormonales que pueden determinar causas genéticas o alteraciones, pero el desarrollo del cerebro es un continuo. Gracias a su enorme neuroplasticidad, sobre todo en las primeras etapas de la vida, que por el ambiente y las experiencias se va modificando constantemente, es erróneo determinar causas biológicas. Según la persona va desarrollándose, va conformando su orientación sexual y su identidad masculina o femenina.

¿Es necesario acudir a terapia psicológica?

Desde la psicología existen varios protocolos de intervención psicológica para transexuales. La más recomendada por la bibliografía, es la terapia triádica,  que consta en vivir  la experiencia en la vida real del rol deseado, hormonar, para conseguir el rol deseado y finalmente cirugía para cambiar los genitales y otras características sexuales. Cuando una persona decide no operarse y no hormonarse por el coste que supone, se le llamará persona transgénero, y sólo modificará su expresión de género (hombre o mujer).  Aunque la decisión de realizarse un cambio de sexo no es fácil,no siempre se necesita terapia psicológica.Si bien es cierto, para conseguir la intervención hormonal y quirúrgica a través de la seguridad social, se necesita un informe psicológico. Está dentro del protocolo y de momento hay que pasar por los trámites, que pueden alargarse más de los que nos gustaría. Actualización: El 30 de Noviembre de 2017 se aprobó en el Congreso de los Diputados, la proposición de ley que elimina los requisitos médicos para que todas aquellas personas que quieran cambiar su sexo y nombre lo puedan hacer sin tanta burocracia y protocolos. Incluso facilitan la posibilidad a los menores.

También quiero constatar,  como psicóloga, y sexóloga, la necesidad de un protocolo de calidad en educación sexual en el currículum escolar.  Que sea igual de importante, como una buena educación física o alimenticia para que desde  niños sepan identificar todo lo que les pasa en su cuerpo y evitar la disforia de género,  que ya hemos definido anteriormente y en definitiva,  educar en la diversidad y en el bienestar sexual desde la infancia.

Para finalizar, insisto en la decisión tan valiente que toman todas las personas en cambiar toda una organización y estructura mental, física y emocional. Porque al fin y al cabo, si las tres van juntas, esa persona derrochará amor propio por doquier.

!Viva el canto al amor en todas sus manifestaciones!

Share This